Pierpaolo Piccioli y Maria Grazia Chiuri, las dos mentes brillantes que están detrás del impecable hombre de Valentino

Desde que se conocieron en los años 80 en una estación de tren en Florencia, Pierpaolo Piccioli y Maria Grazia Chiuri tuvieron claro que estaban llamados a hacer algo grande. Y al final pueden decir que lo han logrado.

Pierpaolo Piccioli y Maria Grazia Chiuri tras su último desfile. © InDigital
Pierpaolo Piccioli y Maria Grazia Chiuri tras su último desfile. © InDigital

Me da pudor escribir estas palabras sobre dos de las mentes más privilegiadas de la moda actual pero vale la pena recordar la trayectoria de ambos creadores que, tras años en Valentino, en 2008 fueron por fin ascendidos de la división de accesorios a la dirección creativa de la firma con el beneplácito de su fundador. Y esto es una suerte que no todos pueden decir: Hubert de Givenchy no comenta el trabajo de sus sucesores y el propio Valentino no tuvo problemas en criticar públicamente a su sucesora, Alessandra Fachinetti.

La obra de Esther Steward inspira la primera parte de la colección de Valentino para el próximo invierno. © InDigital
La obra de Esther Steward inspira la primera parte de la colección de Valentino para el próximo invierno. © InDigital

Pero en este caso no fue así. El patrón del Blue one se sorprendió en un primer momento al conocer que aquella chica medio gótica que había conocida iba a ser la encargada de, junto con Piccioli, tomar las riendas de un negocio que parecía desbocado. Y el rumbo no pudo ser más exacto.

Los diseñadores han conseguido crear una de las firmas de referencia en la moda masculina. © InDigital
Los diseñadores han conseguido crear una de las firmas de referencia en la moda masculina. © InDigital
Detalle de la chaqueta. © InDigital
Detalle de la chaqueta. © InDigital

Si en la mujer le dieron la vuelta a la firma recurriendo a los bordado, los vestidos largos y las formas bizantinas, en el hombre lo tuvieron más fácil… o más difícil, según se mire. La línea masculina había sido abandonada durante años a su suerte y ellos, que tienen una idea muy clara del negocio, vieron un filón perfecto para marcar su nuevo ADN.

Las mariposas de este verano se repiten en la colección de invierno creando una coherencia temporal en la firma. © InDigital
Las mariposas de este verano se repiten en la colección de invierno creando una coherencia temporal en la firma. © InDigital

Rápidamente ascendieron al top de las firmas masculinas. Su apuesta por el denim (“siempre nos gusta sacar un look en denim” me contaban los creadores en Venecia en una de las pocas entrevistas que conceden a la prensa), sus formas arquitectónicas, su pasión por el cine, el toque femenino y sensible que le dan a sus looks y el estampado camuflaje han conseguido desarrollar una identidad fortísima que ha llevado a la línea masculina de Valentino a ser una de las marcas más deseadas.

El búho de Animalia de este invierno se repite como recurso iconográfica del invierno 2015. © InDigital
El búho de Animalia de este invierno se repite como recurso iconográfica del invierno 2015. © InDigital

A esto hay que sumarle un nuevo desarrollo de negocio en el que se ha apostado por tiendas independientes de hombre (de la mano de David Chipperfield) y hasta una fragancia (con la llegada de Pierpaolo y Grazia se renegociaron estas licencias que al final acabaron en manos del grupo Puig encargados de desarrollar los aromas de esta nueva etapa).

El top argentino Nicolás Ripoll, uno de los favoritos de Piccioli y Chiuri, fue fiel a la firma y lució uno de sus famosos trajes de cuadros. © InDigital
El top argentino Nicolás Ripoll, uno de los favoritos de Piccioli y Chiuri, fue fiel a la firma y lució uno de sus famosos trajes de cuadros. © InDigital

¿Y por qué hablar de esto? La idea me ha surgido tras su último desfile. Lo que vimos sobre la pasarela ha resultado un resumen de todos estos años: del camuflaje a los animales de este invierno, las mariposas del verano que viene o los cuadros que pueblan sus trajes. Todo ha estado presente en esta propuesta, además de la faceta artística que venía de la mano de la artista Esther Stewart, autora de las formas geométricas que poblaban las primeras salidas del show.

Una de las fantasías que proponen en Valentino tiene que ver con el espacio. © InDigital
Una de las fantasías que proponen en Valentino tiene que ver con el espacio. © InDigital

Esta vía de escape que me supone esta bitácora me gusta aprovecharla para descubrir nuevas firmas o rendir un homenaje a mis pasiones más secretas y una de estas últimas son los desfiles de Valentino. Si alguien todavía no se ha parado a analizarlos, debería reservar una tarde para profundizar en una de las propuestas más apasionantes e importantes de la moda masculina actual.

Olvida el antiguo Valentino. Desde hace cinco años esta firma es otra cosa. Y está muy bien.

Las firmas más interesantes que debes conocer en 2015 (visto en Pitti Uomo)

Poner un pie en Pitti Uomo es darte de narices con todo lo que un hombre GQ puede soñar: una ciudad icónica, un espacio destinado a la moda masculina, cientos de marcas de hombre y algunos de los caballeros mejor vestidos del mundo.

Pitti Uomo convoca en Florencia a compradores, marcas, periodistas, blogueros y fanáticos de la moda. © Pitti Uomo
Pitti Uomo convoca en Florencia a compradores, marcas, periodistas, blogueros y fanáticos de la moda. © Pitti Uomo

Este año en la feria italiana, referente mundial de tendencias, la presencia española venía de la mano de 24 marcas que han dejado bien alto nuestro pabellón: Santa Eulalia, Bow Tie, Carmina Shoemaker, Custo Barcelona, Desigual, Knitbrary, La Portegna, Ecoalf, Etnia Barcelona, Florentino, IOWEYOU, Koike Barcelona, Leyva, Lottusse, Lovat & Green, Magnanni, Man1924, Munich, Oli13, Olimpo, Sastreria 91, Satorisan, Stella Rittwagen y Zampiere, han sido los encargados de hacerlo. Y se merecían una mención por lo menos.

Dejando de lado estas firmas ya conocidas por nosotros, entre el maremagnum de nombre y stand que encontramos hay algunos que llaman la atención por lo destacado de su propuesta. Mi visita a la feria vino de la mano de la Organización Gómez de Zamora, uno de los principales grupos de distribución de moda en España responsable de que en nuestro país gocemos de firmas como Barbour International, Daniel Cremieux, Tenkey, Harmont & Blaine, Belstaff, Stone Island, Ben Sherman o La Martina, por elegir sólo una pequeña selección de firmas que a todos nos suenan. Ellos me ofrecieron la posibilidad de visitar Pitti Uomo y, sí, la aproveché.

Tanto que todas las horas que pasé en la feria las aproveché para descubrir esas firmas algo desconocidas pero que en cuanto las descubrimos nos enamoran. Y aquí va una selección (pequeña) de éstas, maravillas que hay que seguir de cerca e, incluso, buscar hasta perder el aliento.

ERNESTO
Una maravillosa propuesta de sastrería con una elegantísima concepción de la sastrería donde el color juega un papel fundamental. Sus abrigos y chaquetas son verdaderas piezas de colección, esas que te consiguen levantar un look.

Stan de Ernesto, la elegante sastrería de Parma que dejó bien claro que entiende el 'new sartorial'.
Stan de Ernesto, la elegante sastrería de Parma que dejó bien claro que entiende el ‘new sartorial’.

SWIMS
Si bien es cierto que esta firma ya será conocida por muchos, ahora presenta su incursión en la moda masculina: confortables prendas de abrigo pensadas para protegernos del frío y de la lluvia en la que juegan con materiales técnicos y un estampado geométrico desarrollado directamente en los talleres de diseño de la casa noruega. Y no hay que perder de vista tampoco sus botas y zapatillas y, algo que me enamoró, sus zapatillas para estar en casa.

YUKETEN
Es complicado encontrar esta firma de zapatos en nuestro país, de ahí que no sea una de las más conocidas si bien es toda una firma de culto a nivel mundial. Sus nuevas propuestas, que siempre cuentan con ese toque étnico, vuelven a reafirmarnos en la idea de que Yuketen mola mucho.

Yuketen, un verdadero objeto de deseo. © D.R.
Yuketen, un verdadero objeto de deseo. © D.R.

MITCHUMM
Una revolución de color y estampados. Interesante propuesta no apta para todos los públicos que nos recuerda en parte a las camisas Aloha. Su letimotiv: Non-Black. Y todo made in Italy.

ROBERTO COLLINA
Si  uno se encuentra cara a cara con Roberto enseguida entenderá la filosofía de la firma. Callado a ratos, desenvuelto a veces, este creador transformó una firma que arreglaba máquinas de coser en una firma de referencia en el punto mundial. Sus propuestas son puro lujo. Arrasa en Japón y conocerla suma puntos.

Roberto Collina, la gran referencia en el punto de lujo. © D.R.
Roberto Collina, la gran referencia en el punto de lujo. © D.R.

TROUBADOUR
Un concepto contemporáneo y minimalista de los accesorios masculinos. La sencillez de las líneas de sus bolsos llaman la atención y no podían pasar desapercibidos en esta lista.

El minimalismo se impone en la colección de Troubadour. © D.R.
El minimalismo se impone en la colección de Troubadour. © D.R.

TRAMAROSSA
¿Buscas los mejores vaqueros del mundo? Bien, aquí los tienes. La calidad de los tejidos, la confección y los mil detalles que llevan (entre ellos la personalización y el contar con un aroma propio) los llevan directos al topo 5 del mundo denim. Y ojo que poco les queda ser los indiscutibles número uno.

MERZ B. SCHWANEN
Si alguna vez te has imaginado vestir la ropa interior de los años 20 o si te fascina la estética de ‘Carros de fuego’, esta marca rápidamente va a escalar peldaños en tu escalafón. Es una apuesta por el lado más artesanal y honesto de la moda. Un lugar por el que parece que no ha pasado el tiempo y eso que la marca se fundó en 1910 (aunque fue recuperada hace unos años por Peter Plotnicki).

La estética de los años 20 define la propuesta de Merz b. Schwanen. © D.R.
La estética de los años 20 define la propuesta de Merz b. Schwanen. © D.R.

BOLE
Parece increíble como una firma fundada en 1899 puede seguir elaborando piezas que siguen siendo actuales. Lo vemos en esta marca sueca que cuenta con el apoyo de la familia real y presume de haber sigo el maletín favorito de un primer ministro. La sencillez de sus diseños llaman la atención y enamoran.

El maletín doble de ministro es una de las piezas más icónicas de Bole. © D.R.
El maletín doble de ministro es una de las piezas más icónicas de Bole. © D.R.

KOBJA BY MONIKA JAROSZ
Esta fue posiblemente una de las marcas que más ha llamado la atención. Con una propuesta plenamente ecológica, Kobja confecciona accesorios empleando animales invasores de Oceanía que, además, las asociaciones ecologistas animan a eliminar ya que son depredadores del medioambiente. En Pitti Uomo se presentaron con una colección donde el sapo era el protagonista. Impresiona.

Los monederos de Kobja llamaban la atención en Pitti Uomo. © D.R.
Los monederos de Kobja llamaban la atención en Pitti Uomo. © D.R.

Autenticidad, cercanía y un algo más: las claves para la moda del 2015 (o cómo una cerveza como Alhambra Reserva 1925 también puede reunir todo eso)

Las preferencias del consumidor evolucionan y cuando más exigente nos volvemos, más demandamos. Buscamos ese lado más especial y a las marcas les solicitamos que nos hablen más directamente a nosotros. Conforme más nos adentramos en la moda buscamos cosas más únicas y, muchas veces, incluso desconocidas. Ser el descubridor de una firma o el primero en encontrar un diseñador es un valor añadido en los tiempos que corren. Y no sólo por el poder decir “yo lo vi antes”, una afirmación que puede rondar lo snob, sino también por la propia satisfacción de dar con algo diferente.

Esto el mercado lo sabe y si bien son muchas las firmas que podemos encontrar que apelan a ese lado más artesano (basta ver el ejemplo del post anterior con los zapatos de Stow & Son o el resurgir que estamos viviendo de la sastrería), las grandes marcas también viven un periodo en el que se quieren acercar más a sus cliente y hablarles de tú a tú. Lo vemos en la camisería a medida de Hermès o en las líneas made to measure de Giorgio Armani, Louis Vuitton o Gucci. Incluso las gafas también se van a acercar a la sastrería este año. No basta con ser excelentes, ahora también hay que ser cercanos.

La Alhambra de Granada, toda una inspiración. @ Cordon Press
La Alhambra de Granada, toda una inspiración. @ Cordon Press

Y esto lo podemos llevar prácticamente a cualquier área de nuestra realidad actual. Se acabaron los hoteles gigantes, ahora se lleva el concepto boutique y las experiencias personales y los restaurantes de estrellas Michelín cuentan con pocas mesas. Y son solo dos ejemplos.

Alhambra Reserva 1925 parte de la receta original de 1925 para su nueva receta.
Alhambra Reserva 1925 parte de la receta original de 1925 para su nueva receta.

Si ahondamos más todavía en la gastronomía, el ejemplo de Alhambra Reserva 1925 nos puede servir como una buena referencia. Echar la vista atrás a la receta original de 1925, conservar la tradición cervecera o el hecho de recurrir a la belleza de una botella de vidrio (por no hablar de la Alhambra, que nos quedamos cortos de palabras) les sirve como argumentos suficientes para formar parte del selecto grupo ‘a medida’. Y más todavía cuando hablan del ‘arte por descubrir’, una forma de dar a conocer a talentos desconocidos. Ya lo han hecho por ejemplo con Diego Rodríguez, el maestro soplador de la Real Fábrica de Cristales de La Granja, y en ello siguen. Si Chanel adquiere los talleres artesanales para crear Chanel Paraffection y asegurar así la continuidad de unos trabajos que podrían desaparecer, los mismo hace Alhambra Reserva 1925: busca sacar a la luz a los genios sea cual sea su especialidad.

Elementos como el vidrio y la preocupación estética de Alhambra Reserva 1925 nos habla de una cerveza que es algo más que una mera cerveza. Es también una forma de disfrutar más de tu tiempo.
Elementos como el vidrio y la preocupación estética de Alhambra Reserva 1925 nos habla de una cerveza que es algo más que una mera cerveza. Es también una forma de disfrutar más de tu tiempo.

Siempre nos dijeron que las mejores esencias se guardan en frascos pequeños… o por lo menos hechos a nuestra medida.