Ramon Puig Cuyàs, el artesano que Loewe descubrió a través de Pinterest

Si alguna vez te has planteado la practicidad de las redes sociales, la última aventura de Loewe te va a convencer de la bondad de las nuevas tecnologías: la nueva exposición de la tienda de la calle Serrano nace gracias a Pinterest.

Hasta el próximo 20 de abril se puede descubrir la obra de Ramon Puig Cuyàs en la tienda de Loewe de mujer en la calle Serrano de Madrid. © D.R.
Hasta el próximo 20 de abril se puede descubrir la obra de Ramon Puig Cuyàs en la tienda de Loewe de mujer en la calle Serrano de Madrid. © D.R.

Así fue, según me cuenta el artesano (como gusta llamarse) Ramón Puig Cuyàs como nace el proyecto que le ha unido a la casa madrileña. El pasado jueves, sentados él y yo cara a cara en un rincón de la planta inferior de la tienda de mujer (donde se encuentra la muestra), con todas las piezas delante de nosotros, pudimos charlar de su carrera y de su colaboración con Loewe: “Valoro la firma porque son un emblema de la nueva artesanía y se están preocupando por ella”.

Puig Cuyàs es uno de los máximos representantes de la joyería artística contemporánea. Emplea materiales como la alpaca oxidada, el esmalte, la madera o el plástico. © D.R.
Puig Cuyàs es uno de los máximos representantes de la joyería artística contemporánea. Emplea materiales como la alpaca oxidada, el esmalte, la madera o el plástico. © D.R.

Casi un desconocido en nuestro país, Puig Cuyás es una referencia en la joyería artística contemporánea, tanto que museos como el Victoria & Albert o la National Gallery of Australia de Canberra cuentan con obras suyas (y no son los únicos). Es decir, comparte espacio con Monet, Brancusi, Seurat, Dalí, Warhol… “Fuera de Europa tienen una visión más amplia del arte, no es tan académico. Eso sí, está bien tener una joya en un museo pero yo las hago para que la gente se las pongan, así te haces cómplice de ellos, entras en su vida”. A la lista de instituciones hay que añadir ahora Loewe, que se ha hecho con 27 de sus broches, piezas a medio camino entre el mero accesorio y una obra de arte al más puro estilo Oteiza, Tàpies o Chillida, este último uno de sus favoritos y con el que más se identifica.

La historia de Puig Cuyàs surgió en los años 80 en su taller de Vilanova i la Geltrú desde donde siguen saliendo, 30 años después, sus piezas a galerías de joyería artística de todo el mundo: “En España, Francia y demás países del sur es complicado venderlas, se asocia el concepto de joya al oro y yo trabajo con materiales como la alpaca oxidada, el esmalte, el plástico… Además, me gusta dejar las piezas sin limar para que se note el paso de las herramientas”, me comenta. “Tienen más salida en Holanda, Estados Unidos, Canadá, Asia, China o Alemania. Por ejemplo, en este último gustó mucho al principio mi lado colorista que se contraponía con su rigurosidad. Les resultaba algo exótico”.

Ramon Puig Cuyàs en su estudio de Vilanova i la Geltrú, donde crea sus piezas. Además, también imparte clases en la escuela de arte y diseño Escola Massana de Barcelona. © D.R.
Ramon Puig Cuyàs en su estudio de Vilanova i la Geltrú, donde crea sus piezas. Además, también imparte clases en la escuela de arte y diseño Escola Massana de Barcelona. © D.R.

Puig Cuyàs, que a veces peca de sincero algo que consigue dar más valor a todos lo que dice, reconoce que ese éxito también está justificado por el peso de estos broches: “Pesan, de ahí que sea casi imposibles llevarlas en verano en España, cosa que en el norte de Europa es más factible”. Y añade: “Son joyas sin género, aunque casi son más masculinas. El hombre tiene derecho a recuperar su capacidad de adornarse, de definir su identidad“.

Varios museos del mundo cuentan en sus colecciones con piezas de Puig Cuyàs, entre ellos la National Gallery of Australia (en la imagen). © D.R.
Varios museos del mundo cuentan en sus colecciones con piezas de Puig Cuyàs, entre ellos la National Gallery of Australia (en la imagen). © D.R.

El próximo proyecto de este hombre que reconoce que “mis tendencias las marco yo”, va de la mano de Loewe. Jonathan W. Anderson, que ha reconocido que le fascinó la modernidad y pureza del trabajo de Puig Cuyàs, se ha inspirado en su obra para las ilustraciones de varias camisetas de la colección masculina de otoño invierno 2015. Esta propuesta se engloba en #LOEWEprojects una iniciativa que quiere dar visibilidad a artistas y diseñadores cuya extraordinaria calidad artesanal merece un reconocimiento público.

Jonathan W. Anderson, director creativo de Loewe, afirma: "Todas sus piezas emanan una frescura sorprendente, en la textura, en el modo en que están construidas y en el equilibrio material que las define". © D.R.
Jonathan W. Anderson, director creativo de Loewe, afirma: “Todas sus piezas emanan una frescura sorprendente, en la textura, en el modo en que están construidas y en el equilibrio material que las define”. © D.R.

Y le ha tocado a este artesano catalán que cuando le toco el tema de la revalorización que está experimentando la artesanía me cuenta una anécdota de André Breton: “Le encantó una silla y le preguntó al artesano que las hacía cuánto valía. Le contestó que 5 pesos y cuando le encargó varias el precio se multiplicó sin sentido. Al sorprenderse el artista por el elevado precio el artesano le contestó ‘¡es que hacerlas iguales es muy aburrido!'”. ¿Por qué repetir algo que tiene que ser único?

La exposición de Ramon Puig Cuyàs estará en la tienda Loewe mujer de la calle Serrano de Madrid hasta el próximo 20 de abril. De ahí viajará a Casa Loewe en Milán y a Casa Loewe en Omotesando, Tokio. Merece MUCHO la pena.

Lo mejor de El Ego 2015 para hombre

Esta semana hemos asistido a una edición más de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Durante seis días las propuestas femeninas y masculinas para el próximo otoño invierno 2015 de los diseñadores españoles han tenido su espacio. El último día, como siempre, se reservó para los jóvenes. En ellos, el hombre siempre tiene un papel muy destacado y esta vez fueron cinco los que se interesaron por dar su visión del nuevo hombre.

MIKEL COLÁS
Hace algo más de un año ya hablé de Colás como una de las promesas más interesantes del panorama nacional y en especial del diseño navarro (presente en esta edición gracias a Alvarno y Jesús Lorenzo). Por primera vez el diseñador se presentaba a El Ego y lo hizo con una colección que respetaba muy bien el ADN que ha querido imprimir a su marca: estética industrial en colores gris, marengo, marino y toques de fresa. Le interesaba investigar los patrones (una reflexión que me recordaba a la que días antes me había comentado Etxeberria). En su caso, y como me comentaba en el backstage, quería ‘rebelarse’ contra todo lo que le había enseñado y probar otra forma de hacer las cosas: “Unas veces me funcionó, otras no y descarté esos patrones”. De ahí su título, ‘Reset’, una forma de empezar de cero.

La elegancia urbana de Mikel Colás fue una de las propuestas más destacadas de El Ego. © Pablo Latorre/Estrop
La elegancia urbana de Mikel Colás fue una de las propuestas más destacadas de El Ego. © Pablo Latorre/Estrop

Su colección, exquisita en la presentación, como habitúa (es sin duda uno de los jóvenes creadores con una estética más definida, minimalista y elegante, sin perder de vista el toque urbano) era un trabajo de volúmenes que tuvo como puntos fuertes alguna chaqueta y un vestido de mujer (de lo mejor que se ha visto estos días en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid). No faltaron los gorros que tanto le gustan así como una colaboración con Chong Bag para los accesorios y las zapatillas Krack.

Aunque su propuesta es mayoritariamente masculina, Mikel Colás también brilló en sus looks femeninos. © Pablo Latorre/Estrop
Aunque su propuesta es mayoritariamente masculina, Mikel Colás también brilló en sus looks femeninos. © Pablo Latorre/Estrop

XAVI REYES
Reyes también se estrenaba sobre la pasarela del pabellón 14 de Ifema. En su caso, las nueve salidas de hombre compartían protagonismo con la mujer en una propuesta de carácter unisex, en parte por su estética futurista. El trabajo en materiales era muy destacable, con un algodones, fieltros y punto de chandal que conseguían darle a su colección un toque muy espectacular y efectista.

El proceso creativo del artista sirve de inspiración para Reyes. © Pablo Latorre/Estrop
El proceso creativo del artista sirve de inspiración para Reyes. © Pablo Latorre/Estrop

El blanco era el color de unión de una colección de potentes formas que reflexionaba sobre el proceso creativo del artista futurista.

MARÍA MAGDALENA
Esta es quizás la propuesta más llamativa de todas las vistas en El Ego. Su original estética, a veces cercana al manga y en la línea de lo visto días antes en 080 Barcelona de la mano de Krizia Robustella, conseguía captar la atención de todo el público. Detrás de sus diseños naif encontrábamos una potente crítica social. El cerdo era el invitado clave de esta ‘gran comedia’ que planteaba la diseñadora de Huelva.

La colección de María Magdalena jugaba con la ironía y la crítica social. © Pablo Latorre/Estrop
La colección de María Magdalena jugaba con la ironía y la crítica social. © Pablo Latorre/Estrop

Las cinco salidas de hombre no tuvieron nada que envidiar a las femeninas. Es más, parece que Magdalena se sentía más cómoda y más creativa con el hombre donde derrochaba ironía, algo que según ella misma reconocía en el vestuario era lo que realmente pretendía. No quería ponerse seria ante los problemas sino abordarlos desde un punto de vista más divertido, aprovechando las herramientas que le facilitaba el humor y la moda. Para ello hacía uso de fibras sintéticas y naturales mezclándolas también con el vinilo. No hay que perder de vista tampoco el estampado que desarrolló para la colección.

DAVID CATALÁN
Es complicado conseguir con tan pocos colores una colección tan completa como hizo Catalán. Su segunda colección en El Ego nos dejó una propuesta que iba del nudo al cobre y que tenía al rojo como color principal (sin olvidar sus detalles dorados que convertían algunas prendas en excepcionales). La inspiración la encontró el riojano en la primera vez que se dijo la expresión ‘No signal’ en 1962. A partir de ahí, desarrolló una serie de modelos que jugaban con esa idea de las interferencias: las prendas en sí mismas lo eran. Y es que el detalle era la clave de su trabajo. Apreciar de cerca lo que se vio sobre la pasarela hacía entender lo que nos quería transmitir este diseñador que ya sabe lo que es triunfar en El Ego.

David Catalán volvía a El Ego con una colección donde el rojo era el color protagonista. © Pablo Latorre/Estrop
David Catalán volvía a El Ego con una colección donde el rojo era el color protagonista. © Pablo Latorre/Estrop

No podemos pasar por alto sus tejidos, creados por él mismo así como su colaboración con Callaghan (la firma debería tener muy en cuenta las propuestas de Catalán porque realmente desarrolló unos zapatos de lo más interesantes). Aunque esta vez el premio se le resistió, el futuro pinta muy bien para él con presencia en Lisboa y Turquía.

ANTONIO SICILIA
El tema de la muerte y el duelo, muy en tendencias en las pasarelas internacionales (como ya vimos en Thom Bronwe) o incluso en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid de la mano de Davidelfin, fue el que quiso emplear Sicilia como base para su colección.

El duelo inspira la colección de Antonio Sicilia donde la belleza de la silueta del águila es fundamental. © Pablo Latorre/Estrop
El duelo inspira la colección de Antonio Sicilia donde la belleza de la silueta del águila es fundamental. © Pablo Latorre/Estrop

La colección (en negro, blanco y amarillo) se desplegaba en tres partes muy bien separadas que iban desde ‘el golpe al recibir la noticia de la pérdida del ser querido’ hasta la nueva persona que se genera de esa crisis. Elementos como las mochilas o los bolsillos a los acolchados hospitalarios a modo de armadura le servían para materializar las ideas que le habían surgido a la hora de confeccionar su primera colección para El Ego.

Uno de los elementos más elegantes de unión de su colección fue lo que él llamaba la silueta águila: una delicada ondulación que se repetía en muchos de sus modelos. Con cierto aire clásico, resultaba de lo más gratificante e, incluso, como elemento de sosiego entre tanto sufrimiento.

Por otra parte, no puedo acabar este post sin felicitar a María Cle Leal por su interesante colección que le valió el premio del jurado. La belleza y potencia de su propuesta es incontestable.

María Cle Leal: ganadora de El Ego con una maravillosa colección. © Pablo Latorre/Estrop
María Cle Leal: ganadora de El Ego con una maravillosa colección. © Pablo Latorre/Estrop

P.D. Sí, en este post falta Gómez, ya hablaremos de él.