The Perfect Son: descubrimos los mejores bóxer del mundo

Podría comenzar hablando del elevado precio de estos bóxer y centrarme en su exclusividad, pero cuando alguien dedica tanto cariño a un proyecto no parece elegante tratar este tema nada más empezar. Lo dejaré para más adelante, cuando se entienda qué tenemos entre manos.

El mejor bóxer del mundo tiene acento español. © Daniel Riera
El mejor bóxer del mundo tiene acento español. © Daniel Riera

No hace ni un año que José Jiménez se embarcó en un proyecto muy singular: The Perfect Son. Ni más ni menos que reivindicar una elegancia sobria y masculina para la ropa interior. Algo así como llevar la sastrería al mundo underwear. Que no sólo seamos elegantes cuando nos vestimos, sino también cuando nos desvestimos. Y eso no es una tontería ya que la ropa tiende a embellecer nuestra silueta, así que cuando nos la quitamos no está demás haberle prestado algo de atención a los paños menores.

Toca cuidar nuestra ropa interior tanto o más que la exterior. © Daniel Riera
Toca cuidar nuestra ropa interior tanto o más que la exterior. © Daniel Riera

The Perfect Son, según cuenta José, nación en una playa de Alicante (su lugar de origen aunque reside actualmente en Barcelona). Fue allí donde, inspirado por una insignia de su abuelo, decidió ponerse al timón de este barco: “La idea surge de ver que en el mercado no había nada parecido”, me escribe por mail. “Además de su calidad, quería que fuese algo muy especial, como  una pieza de museo que te pongas sólo en ocasiones especiales y te dé seguridad”. Y ojo, que una ocasión especial puede ser cualquier día.

Siempre hemos apostado por la sencillez y The Perfect Son eleva esta idea a su máximo exponente. © Daniel Riera
Siempre hemos apostado por la sencillez y The Perfect Son eleva esta idea a su máximo exponente. © Daniel Riera
Detalle del packaging de The Perfect Son. © Daniel Riera
Detalle del packaging de The Perfect Son. © Daniel Riera

El secreto de esta firma es, por una parte, su sencillo diseño que se declina en ocho modelos distintos. Los cinco primeros están nombrados del 1 al 5, mientras que los tres más originales (en cuanto a su diseño y estampado) son Night Out (el único negro), Day Off (de perfil más deportivo) y Libertine (los más guerreros). Por otra, la especial atención que prestan a los detalles: los botones son de nácar y los textiles provienen de Thomas Mason. Sí, todo recuerda a la sastrería más tradicional, de ahí que dé la sensación que cuando te los pones acabas con la misma cara de satisfacción que cuando te pruebas un traje a medida por primera vez: sabes que ese es tu mejor tú.

Modelo Night Out para las noches más especiales... o no. © Daniel Riera
Modelo Night Out para las noches más especiales… o no. © Daniel Riera

Con una impecable tienda online que sigue los dictados blancos y negros de la firma (nada chirría, todo es armónico), un packaging para coleccionar que incluye un cojín perfumado y con puntos de ventas como Colette y clientes en Nueva York, Londres o Japón, no es de extrañar que The Perfect Son se haya llegado a colar incluso en los Goya. Son cosas del trabajo bien hecho.

¿Y cuánto cuestan? ¿Acaso importa? El mejor bóxer del mundo cuesta 210 € y merece la pena.

4 comentarios en “The Perfect Son: descubrimos los mejores bóxer del mundo”

  1. Excelente aporte, para conocer más acerca de la moda masculina.

    Personalmente sólo me gustó la caja, se ve muy elegante y sencilla; pero los boxer no me agradaron mucho, no digo que sean desagradables o que no tengan un estilo interesante, pero creo que me decanto por otro estilo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s